Archivo | Que tiemble la cocina RSS feed for this section

Mermelada de fresa a la pimienta rosa… mmmm!

2 May

Hoy os traigo una receta más que deliciosa y apta para esta temporada primaveral del año, se trata de una riquísima mermelada de fresa a la pimienta rosa cuya receta me topé hace tiempo por internet…

Y a vosotros os parecerá raro eso de juntar fresa con pimienta, pero os puedo asegurar que si la probáis… ya no podréis parar de comer! el contraste del dulce y el salado-picante es espectacular, además de que la pimienta tiene ya de por sí un cierto sabor afrutado :-).

Si buscáis información sobre la pimienta rosa (una que es curiosa, lo ha hecho) os encontraréis con que nada tiene que ver con la pimienta convencional a la que estamos acostumbrados, pues pese a tener ese leve gusto picante, esta pequeña de tan bonito aspecto pertenece a la misma familia que los mangos y los anacardos.

Y para no haceros esperar… ahí van los ingredientes!:

  • 500g de fresas
  • 250g de azúcar (Si quisiésemos hacer más mermelada, la relación fresa-azúcar siempre será de la mitad ;-))
  • una cucharadita de pimienta rosa
  • el zumo de medio limón

Para empezar, limpiaremos bien las fresas y las cortaremos en trocitos pequeños, a los que añadiremos el azúcar y el zumo de limón y dejaremos macerar en la nevera de un día para otro (para que las fresas puedan soltar todo su jugo y se forme un jarabe dulce).

Con las fresas maceradas de un día para otro y ya listos para comenzar a hacer nuestra mermelada, con un mortero, machacaremos la cucharadita de pimienta rosa hasta que se abra, sin llegar al punto de que quede hecha polvo.

Mientras, en una olla, pondremos a cocer las fresas troceadas con su almíbar a fuego medio durante 30 minutos, eliminando en todo momento la espuma que comenzará a formarse.

Cuando queden 10 minutos de cocción, añadiremos la pimienta rosa a la olla (para evitar que el toque picante se pierda en el proceso y se intensifiquen los sabores).

Una vez terminada nuestra mermelada y como no le hemos añadido conservantes, la verteremos en botes previamente esterilizados y los pondremos boca abajo, de forma que se haga en ellos el vacío y así, nos duren varias semanas fresquitos y sanotes en nuestras neveras :-).

Lo ideal es dejar que la mermelada enfríe y que los sabores reposen durante 3-4 días antes de probarla y a continuación… voilà! a disfrutar de la explosión de sabor!

Podréis tomarla tanto en el desayuno con tostadas, como con salado tipo foie, mi recomendación… en una tostadita con queso Brie… ¡espectacular!

¿Os animaréis a probarla? :-)

 

Anuncios

Banana Macadamia Muffins

13 Feb

¡Manos arriba, esto es una borrasca! o qué carai, manos abajo y que nos cierren ya la puerta del congelador… ¡menudo pelete!

Con este frío y esta gripilla que me está acechando hoy se me ha dado por pensar en calentito, y al pensar en calentinto me viene inevitablemente a la mente una receta que probé hace poquito: encendí el horno y a parte de tener una temperatura muuy agradable en la cocina también conseguí un olor la mar de apetitoso en toda la casa: se trata de los “Banana Macadamia Muffins” cuya receta saqué de la página Taste of home y a la que añadí un par de modificaciones.

Para una receta de unos 12 muffins pequeños aproximadamente, o 8 grandes, las medidas son:

  • 3 tazas de harina de fuerza (o lo que es lo mismo, harina de trigo de toda la vida)
  • 2 tazas de azúcar
  • 2 cucharaditas de canela
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
  • 3 huevos
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 3 plátanos maduros pasados por la licuadora
  • 1 taza de coco rallado
  • Nueces de macadamia al gusto del consumidor

La preparación es muy sencilla:

Para empezar, debemos precalentar el horno a 175º pero como cada horno es un mundo, os recomiendo tenerlo bien caliente al comenzar y después variar la temperatura arriba o abajo según lo conozcáis.

Por un lado y en un bol, trituraremos los plátanos hasta tenerlos hecho puré y le incluiremos el coco rallado y removeremos hasta que quede bien integrado. Reservamos.

Por otro lado, debemos mezclar los ingredientes “secos”, esto es, la harina, el azúcar, la canela, el bicarbonato sódico y la pizca de sal.

Por último y a parte, los ingredientes húmedos: la vainilla, los huevos y el extracto de vainilla (si utilizásemos vainilla en polvo, la mezclaríamos con los primeros).

A continuación, integraremos los ingredientes húmedos (vainilla, huevos y extracto de vainilla) en nuestro bol de plátano, y poco a poco y sin dejar de remover hasta que consigamos una masa, los ingredientes secos y… voilá! en 15 minutos, nuestro primer paso está hecho.

Antes de introducir nuestra bandeja de muffins en el horno, tenemos dos opciones: espolvorear las nueces de macadamia picadas por encima de cada muffin o, opción que yo he variado, caramelizar las nueces de forma muy sencilla:

En un cazo pequeño calentaremos azúcar sin dejar que se queme (dependiendo de la cantidad de nueces que queramos caramelizar).

Extenderemos las nueces a lo largo de una bandeja forrada con papel de horno e iremos vertiendo poco a poco el caramelo caliente sobre cada una de ellas. A continuación, dejaremos secar y enfriar para que el caramelo se solidifique y las introduciremos una a una dentro de nuestros muffins… mmmm!

Hornearemos durante unos 20 minutos aproximadamente, o hasta que al introducir un palillo este salga seco, dejaremos enfriar y os deleitareis de unos ricos, dulces y esponjosos muffins!

¿Qué os parece el resultado? Es receta apta para “lambonciños y lambonciñas…” ¿Os animáis a probar? :-)

Esos dichosos Macarons

3 Ene

Hoy la cosa va de ese pequeño postre que se ha puesto de moda y que está en boca de todos (o al menos quisiera estarlo), los famosos “Macarons”!

Los macarons son estos pequeños y “dichosos” dulces con forma de “hamburguesitas” hechos de almendra y originarios de Francia.

Y digo dichosos, porque su pequeño y frágil aspecto delicado es algo que se traslada total y fielmente a su receta y preparación: vamos, que si alguien os dice que hacer macarons es fácil, miente como un bellaco!

Pese a mi corta experiencia en el mundo de la repostería, me atrevo a decir que esta es una de las recetas donde todas las leyes de Murphy se personifican y sin duda, si algo puede salir mal no te preocupes, porque saldrá.

Sigue leyendo